Comunicación Social | Universidad Mariana | ISSN- 2981-3832
HILOS DE LIBERTAD: LA PAZ NO SOLO ES EL SILENCIO DE LAS ARMAS
HILOS DE LIBERTAD: LA PAZ NO SOLO ES EL SILENCIO DE LAS ARMAS

Por: Marilyn Calvache | Daniela Vallejo | Edison Benavides 

Sinopsis:
Siete años después de la firma del Acuerdo Final de Paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC-EP. ¿Qué ha pasado con las personas que se acogieron al proceso de paz? ¿Cómo ha sido su proceso de adaptación a la vida civil (reincorporación) después del Acuerdo? ¿Cuáles son sus ideales, aspiraciones, necesidades y sentires en la actualidad? ¿A qué dificultades se están enfrentando los firmantes de paz?

El detrás de cámaras de un sueño llamado: Hilos de libertad
¿Qué haremos este año para el Premio Simón Bolívar? Con esta pregunta nació el proyecto que no solo se convirtió en nuestro sueño como estudiantes de Comunicación Social, sino que también nos hizo dar cuenta de la necesidad y de la importancia de narrar el Acuerdo de Paz desde otras perspectivas y territorios, que propician el diálogo desde las voces que han sido estigmatizadas y poco reconocidas en este proceso. Y en ese proceso de construir una narrativa periodística, existieron desvelos, risas y mucho amor.

Hilos de Libertad es una producción periodística que fue apoyada por algunas personas que confiaron en el proceso desde el inicio y tachada por otras que no creían en la narrativa de la historia ni en el lenguaje audiovisual elegido. Al final, el sacrificio dio los frutos que se esperaban y fue la evidencia de una necesidad comunicativa vigente: trabajar con y para las comunidades. 

Cada uno de nosotros desarrolló una actividad importante dentro del proyecto: Edison Benavides en cámara, Marilyn Calvache la encargada de dirigir la entrevista y yo, Daniela Vallejo Paz, en sonido; sin embargo, si bien se establecieron roles específicos, nos complementamos de la manera esperada y esa fue la base de la realización de una buena narrativa, una iluminación destacada, y lo más importante: del respeto por la protagonista de la historia. Y hablando de la protagonista, “Juana”, podemos decir que desempeñó un papel crucial dentro de la producción y siempre agradeceremos su disposición y su generosidad. Desde el primer contacto que tuvimos con ella gracias a la ayuda de la docente del Programa de Comunicación Social de la Universidad Mariana, Nataly Insuasty, “Juana” se mostró receptiva y motivada por contar su historia, y así visibilizar la realidad de muchas personas, que como ella, se acogieron al proceso de reincorporación en busca de la construcción de un tejido social justo y esperanzador para todos. Ella nos abrió las puertas, tanto de su corazón como de su lugar de trabajo, espacio en donde se efectuaron algunas de las grabaciones de la pieza audiovisual. 

Se debe destacar que como en todo proceso, existieron momentos de pánico, estrés, duda, incertidumbre y largas noches de edición, pero cada uno de estos retos se logró sortear gracias a la determinación y los objetivos claros de cada uno de nosotros. De igual manera, las voces de verdaderos maestros, porque no merecen ser llamados de otra forma, fueron algunas de nuestras motivaciones para continuar el proyecto y se convirtieron en la luz en los momentos que parecían eternos e inciertos. Nataly Insuasty, John Rodríguez Saavedra y Andrés Mora Rivera, docentes del Programa de Comunicación Social de la Universidad Mariana, desde sus experiencias y ojo crítico, contribuyeron al proceso de creación y edición de la obra; de igual forma, el docente Jhon Carlos Gómez, quien ayudó en la logística de los espacios de grabación y el docente Felipe Criollo, quien hizo parte del proceso de  publicación de la pieza audiovisual. Cada uno de ellos nos continúa apoyando y guiando para seguir construyendo productos periodísticos y nos motivan para seguir  contando historias que reflejen los procesos sociales a lo largo del territorio. 

No se debe dejar de lado el apoyo familiar: cada uno de nuestros padres, madres, hermanos, abuel@s, prim@s y tí@s que desde sus conocimientos y lo que muchos llaman “granitos de arena” incentivaron y colaboraron en el proceso de preproducción, desarrollo, postproducción y difusión de “Hilos de Libertad: la paz no sólo es el silencio de las armas”. Asimismo, a nuestros compañeros y compañeras. A todos ellos, les agradecemos de todo corazón y esperamos que algún día podamos retribuirles todos sus esfuerzos y el cariño que nos brindaron en todo momento. 

Meses después de iniciado el trabajo, el martes 24 de octubre de 2023, a las 6:16 p.m. -un momento que ninguno de los involucrados olvidará- en estado de shock y con un nudo en la garganta, fui la primera en recibir la notificación por parte de la directora del premio que indicaba que Hilos de Libertad había ganado el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2023 en la categoría Estímulos al Periodismo Universitario – Video. Marilyn Calvache fue la siguiente en ser notificada, quien en medio de lágrimas por la emoción, atendió el teléfono y corroboró los datos que la encargada del otro lado de la línea le había dado. Finalmente, Edison Benavides fue el último en enterarse, quien al igual que nosotras, recibió la noticia con los nervios a flor de piel y con profunda alegría. 

Guardar el secreto fue una de las tareas más cómicas y complicadas para nosotros y para los profesores del Programa de Comunicación Social que también habían sido informados del premio, puesto que era una realidad que meses atrás se miraba lejana, pero posible, y que ahora era una realidad. El secreto fue guardado hasta el 15 de noviembre de 2023, día en el cual se realizó la ceremonia del PNPSB 2023. Nuestra estadía en Bogotá, lugar en donde se llevó a cabo el evento de premiación, fue de las más acogedoras y gratificantes, cada felicitación, detalle, instrucción de la organización y atención de todo el equipo de logística involucrado, contribuyó a nuestro disfrute y emoción. La ceremonia de premiación se realizó en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Allí, rodead@s de estudiantes y periodistas de relevancia para el país, y grandes seres humanos con una sensibilidad social destacable, pudimos entender que nuestro trabajo merecía ser reconocido y valorado, y que ese logro era el inicio de un camino prometedor, de investigación, producción y contribución para la construcción de una mejor sociedad. 

¿Qué viene ahora? Tal vez sea una de las preguntas más recurrentes para todos y es acompañada por incertidumbre y muchos sueños por cumplir. Lo que sí es seguro es que quedó evidenciado que los obstáculos, las palabras de desaliento y las críticas que solo buscan destruir, no tienen cabida cuando la determinación de los jóvenes y el apoyo de personas valiosas trabajan en conjunto por lograr una meta. Esta es la invitación para cada una de las personas (niños, jóvenes y adultos) que sueñan con crear, lograr y aportar, pero que por una u otra razón no han podido o no se han animado. En esta oportunidad queremos decirles que trabajen duro, y lo más importante: que disfruten y exploten el potencial que vive en su interior, que no se rindan porque el único límite que existe para volar es el cielo infinito que nos rodea .